Para muchos, la mecanica homoeroticasexoafectiva de las chicos gay y bi –y hasta hetero curiosos, por que no- se disminuye a la aplicacion que, a mi parecer, nunca seri­a mas que la mala copia de badoo desplazandolo hacia el pelo whatsapp, reducida an una tarima de smartphones, desplazandolo hacia el pelo que recibe el pegajoso nombre de “Grinder”.

Mi Habilidad en Grindr. El primer fecha que me registre asi­ como comence a navegar entre la interfaz naranja –detesto ese color, por exacto- recibi dos mensajes que, con el respeto que se merecen mis colegas (espero que no se enojen por leer las conversaciones...